No envíes tu carta a los Reyes Magos en globo

Una de las iniciativas medioambientales que inaugura la década que inicia con este 2021 y que en verdad nos alegra mucho, mucho, mucho, es que en la Ciudad de México queda prohibida la comercialización, distribución y entrega de plásticos desechables de un solo uso, como son considerados los globos y las varillas para sostenerlos.

Image for post

Los globos contaminan, pueden tardar hasta 450 años en degradarse y uno de látex entre unos meses y unos pocos años; esto último no significa que no sean dañinos, sino que permanecen menos tiempo en los ecosistemas, lo cual no los hace menos peligrosos porque es un periodo de tiempo más que suficiente para que sea confundido como alimento por algún animalito.

Image for post

Las aves, por ejemplo, son una de sus víctimas más conocidas; muchas se intoxican o mueren con algún residuo que creyeron era alimento; algunas quedan atrapadas al vuelo por los cordones de los globos y otras, dramáticamente sus picos se enredan lo que les impide abrirlos normalmente lo que les dificulta o impide alimentarse.

Ha trascendido que en las autopsias de muchos animales marinos muertos, según un artículo de la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA), revelan restos de globos en sus estómagos. Se han observado casos en que un solo globo de mylar (papel de aluminio) ha provocado la muerte de un cachalote.

Es por eso que el llamado a que el Día de los Reyes Magos, las y los niños dejen de enviar sus cartas en globo y recuperar la tradición de hacérselas llegar, por ejemplo, dejándola en un zapato debajo del arbolito de Navidad, es mas que un acto de buena voluntad, sino una atenta petición apoyada por la Ley de Residuos Sólidos del Distrito Federal, Artículo 25.

¿Te imaginas la cantidad de globos van a dejar de enviarse y lo que eso representa en la reducción de residuos de este tipo?