El caos del coronavirus ha estimulado un movimiento de alimentos para cultivar tu propio alimento, y la tecnología hidropónica de la era espacial nos trae grandes sorpresas verdes.

Verde es la palabra operativa, porque muchas de estas sorpresas son desarrollos que podrían ser netamente positivos para el planeta. Aunque en este distanciamiento social la CDMX no ve un cielo limpio y despejado derivado de humo que proviene de Tula, en otros lugares las ciudades sin smog están generando un cambio en el inconsciente colectivo.

Los trabajadores de oficina están experimentando la vida de oficina sin la oficina; Apenas la semana pasada, Twitter anunció que la mayoría de sus empleados podrían trabajar desde casa para siempre, mientras que gran parte de Manhattan se está volviendo loca por lo que podría pasar con los bienes raíces comerciales. Miles de empresas acaban de descubrir que aún pueden funcionar, y tal vez incluso funcionan mejor, cuando no encadenan a los empleados a los escritorios ni los obligan a hacer un viaje alucinante y que arroja carbono 10 veces a la semana.

¿Y qué hacen las personas cuando pasan más tiempo en casa?

Bueno, si eres como yo, comienzas literalmente a plantar brotes verdes. Mi azotea se está llenando de diferentes experimentos: lechuga, acelga, tomate, albahaca, fresas, por nombrar los primeros cinco brotes que salen de docenas de botes de pintura.

Otro de nuestros movimientos cíclicos de «regreso a la tierra» parece estar en marcha, al igual que durante la década de 1960 y la Gran Depresión antes de eso. Solo que esta vez, no necesitamos tierra.

No necesitamos tierra. No necesitamos pesticidas de ningún tipo. Ni siquiera necesitamos luz natural.

Gracias a los grandes avances en la ciencia de la hidroponía y la iluminación LED, incluso las personas en apartamentos sin ventanas y sin jardín pueden participar en la revolución. Con una serie de productos de consumo de alta tecnología en camino, el proceso puede automatizarse.

Estamos viendo un futuro sin desiertos alimentarios, en el que cada hogar está lleno de hidroponía giratoria similar a una estación espacial operada por inteligencia artificial: una cornucopia de cultivo de botones que proporciona la ensalada para su carne a base de plantas.

Incluso si no cultivas tus propias granjas verticales manejadas por robots y «agri-comunidades» comunitarias, que ahora brotan en todas partes, harán que los productos de sabor increíble sean abundantes y baratos. A los «locavores» de nuestra época les gusta jactarse de su dieta de 100 millas. La suya se parecerá más a una dieta de 100 yardas.

Dense el video, lo explica todo. Un vistazo a un futuro alcanzable.