El problema del Tren Maya…

Empecemos por lo importante, el sur de México se encuentra completamente descuidado. La infraestructura ahí en general es mala y el acceso a muchos pueblos es descuidado. La selva ahí, toma lo que es suyo sin avisarle a nadie.

Por ello, el Tren Maya era una de las pocas ideas del gobierno actual que me entusiasmaba… pero hoy, como todo lo que hace el gobierno ha quedado una vez más en el centro de la discusión. Con poca visibilidad y sin ser lo que ha prometido.

El proyecto está siendo seriamente investigado por el impacto ecológico que puede tener en la Península de Yucatán. Amlo tampoco ayuda, días atrás pasó varios días en esa zona dando un controvertido banderazo de salida… en el pico de la contingencia por el COVID19. banderazo-salida-tren-maya-quintana-roo

Se espera que un proyecto del tamaño del Tren Maya tenga un impacto impresionante —cultural, económico y social— pero ya es preocupante el fuerte daño ecológico en la región. 

¿Qué tan fuertes? Solo incluyendo los documentados, oficialmente incluye la quema de combustibles fósiles, la falta de permisos ambientales y el daño de un montón de especies protegidas.

El estupido Diesel

De acuerdo con información del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), el Tren Maya va a funcionar con un motor impulsado por Diesel. 

Las razones son muy simples: ahorro.

tren-maya-gana-premio-internacional-estados-unidos-proyecto-ano-destacada

Aunque se esperaba que el tren fuera eléctrico, resulta que esa propuesta es un 6.8% más cara, así que las autoridades decidieron apostar por las energías fósiles. Peeeero, el nuevo problema es que no hay suficiente Diesel en México como para darle abasto al funcionamiento del Tren Maya, así que tendría que ser combustible importado. Si, el chiste se cuenta solo.

Importante notar que los motores de Diesel —a pesar de que generan menos emisiones de CO2— sí producen muchas más partículas contaminantes que los combustibles regulares.

No tienen evaluaciones ambientales

Una de los principales puntos a favor del Tren Maya es que, en su planeación, se consideró reutilizar vías que ya existían. Sin embargo, esa decisión —aunque a primera vista responsable— permitió que las autoridades mexicanas evitaran hacer evaluaciones ambientales. 

Esto fue confirmado por la propia Fonatur en un comunicado aclaratorio. tren-maya-estudios-costo

Las evaluaciones ambientales no se hicieron gracias a un pequeño escondite legal: como las vías fueron construidas antes de 1988, no están sujetas a la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente. Los trabajos actuales en el Tren Maya únicamente cuentan como “rehabilitación y mejoramiento”, por lo que pudieron saltarse las normativas actuales.

¿Y sí son solo mantenimiento? Pues no pareciera… repito, la selva toma lo que es suyo.

Miles de jaguares corren riesgo

Hace unos meses, cuando se anunció el trazado del Tren Maya, los especialistas advirtieron del gran número de especies que estaban en peligro.

Una de ellas, específicamente, son los jaguares del que solo quedan cerca de 4 mil 800 ejemplares en México.jaguares-mexico-danos-ambientales

Gerardo Ceballos, presidente de la Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar, señaló que cerca de dos mil jaguares corren peligro pues el proyecto estrella gubernamental pasaría por áreas naturales protegidas, incluyendo el Parque Nacional Tulum y las reservas de Yum Blam, Sian Ka’an y Calakmul.

Afectará el agua de la región

El Conacyt creó un grupo que analizara los riesgos de la construcción e implementación del Tren Maya y fue ahí donde encontraron que la situación del agua podría ponerse complicadísima.

“Tendrá un impacto negativo en los servicios ambientales que nos brindan los ecosistemas que serán afectados”, explicaban los científicos en el documento publicado por las propias autoridades. Ahí se destacan los daños en el manto freático de la Península de Yucatán, en el anillo de cenotes —denominado Reserva Geohidrológica en 2013— y la pérdida de agua en los principales sistemas costeros de la región. 

Señalan también que el agua recuperada en Calakmul, que alimenta más de 60% de las cuencas en Yucatán, podría estar en riesgo.

¿Tala indiscriminada?

En la página oficial del Tren Maya se acepta que habrá algunos daños en el medio ambiente. “En los casos que no sea posible contener del todo los efectos, se contrarrestarán con programas dirigidos a recuperar esos recursos naturales”, señalan. Sin embargo, algunas ONG han mencionado que no han contemplado la verdadera magnitud del daño posible.

“El trazado del Tren Maya debe revisarse, consultarse con pueblos indígenas y evitar su paso por las Reservas de la Biosfera”, señalaba la organización Salva a la Selva. 

Además de los 20 metros a cada lado de tala de árboles, los activistas mencionan que el impacto ecológico del Tren Maya puede ser todavía mayor. En una carta dirigida al presidente mencionan que la construcción “generará inevitablemente ruido, contaminación, extracción de recursos pétreos, obras de cimentación y nuevos centros de población” en reservas protegidas de nuestro país.

Obviamente, es «LA OBRA» de AMLO y quiere que se termine previo a terminar su mandato. Insisto, es una buena iniciativa pero con una pésima planeación y da mucho miedo su implementación.