Tardamos 12 años en construir el negocio de Airbnb y perdimos casi todo en cuestión de 4-6 semanas. Brian Chesky.

Estas fueron las palabras de Brian Chesky, director ejecutivo y cofundador de Airbnb, una de las empresas de tecnología más agresivas y valiosas del planeta.

Durante una entrevista con la cadena estadounidense CBNC, Chesky aceptó que la crisis sanitaria causada por la pandemia de coronavirus SARS-CoV-2 que causa la enfermedad del Covid-19, afectó gravemente a la industria turística mundial, de la que se alimenta Airbnb.

“Fue una experiencia horrible. No sabemos durante cuánto tiempo nos va a golpear la tormenta, así que esperamos lo mejor, pero nos preparamos para lo peor”, manifestó Chesky y aseguró que el futuro de la industria será “muy diferente” a lo que conocían.

“Creo que el turismo volverá, pero tomará más tiempo del que pensamos, y será diferente”, consideró. El director ejecutivo de Airbnb lo tiene claro: el turismo tal y como lo conocíamos ha pasado a la historia. “Nadie sabe cómo será, pero creo que veremos una redistribución de dónde viaja la gente”.

Al extenderse la cuarentena en todo el mundo, Airbnb tuvo que reducir drásticamente sus gastos, lo que llevó al despido de mil 900 personas, lo que representa el 25% de sus empleados. Esto ha sido considerado el mayor despido en Silicon Valley por el covid-19. Además de que eliminó los gastos de marketing, entre otros.

“Si hay otro cierre o múltiples cierres, si las comunidades se ven obligadas a encerrarse y el turismo se detiene, estaremos bien por los cambios que hemos hecho”, afirmó.

Airbnb planificaba salir a bolsa este año, una acción que no descartan pero a la que no se comprometen tampoco. Su cofundador considera que es momento para ser “más medido” y no ver las cosas desde los extremos.

“Espero que estos últimos cuatro meses hayan sido una lección”.