Las verdaderas razones por las que los perros lamen a sus dueños

La mayoría de los dueños de perros está acostumbrada a recibir ‘besos’ de sus mascotas al volver a la casa al final del día. Muchos creen que estos lamidos son una demostración de cariño por parte del animal, pero ¿es esto cierto?

La realidad es que existe más de una razón por la cual tu perro te lame la cara. Por más raro que suene, este comportamiento podría ser un intento de su perro de animarlo a vomitar el almuerzo para alimentarlo.

Los investigadores de cánidos salvajes (lobos, coyotes, zorros y otros perros salvajes) relatan que los cachorros lamen la cara y el hocico de su madre cuando ella regresa de una cacería a su guarida, para que ella regurgite para ellos», explicó Alexandra Horowitz, científica cognitiva y autora de un libro sobre comportamiento canino, citada por American Kennel Club.

La experta agrega que si a su perro le gusta lamerle la cara, no es raro que lo haga después de que ud haya terminado de ingerir algún alimento.

Otra hipótesis es que a su perro sencillamente le parece que tiene un buen sabor. Según Mary Burch, especialista en conductismo animal, los lamidos de su mascota pueden ser un intento de obtener la sal de su piel, especialmente si acaba de practicar actividad física y sudar.

Horowitz apuntó, sin embargo, que los lamidos caninos pueden ser una señal de cariño, como creen la mayoría de las personas. Aunque comenzó como un comportamiento de búsqueda de alimento, los lamidos se han convertido en una especie de ritual de saludo para muchos canes. Algunas especies silvestres de la familia de los perros pueden incluso lamer a los miembros de la manada exclusivamente para darles la bienvenida.

¿CUÁNDO DEBO PREOCUPARME?

Los lamidos suelen ser un comportamiento inofensivo, al menos que a la persona no le guste este tipo de interacción con un can. Sin embargo, a veces, podría indicar un problema más grave.

Si su perro se lame a sí mismo, a ti o a otros objetos de manera excesiva, esto podría ser un signo de ansiedad, aburrimiento o incluso dolor. Lamerse obsesivamente también podría ser un signo de que tu perro sufre de alergias u otros problemas de salud.