Lila Downs, mi primer concierto durante la pandemia

Nos debemos ir adaptando a todos los cambios. La nueva normalidad implica muchos retos y debemos esta super consientes de que nada será como antes. Pero estar encerrados por siempre no es una opción.

Por ello, el pasado viernes 3 de diciembre volví a un concierto en vivo y presencial. Fue con Lila Downs, quién al «Son del Chile Frito» inicio su presentación en el auditorio nacional, un auditorio que ya no recordaba bien, un auditorio que sentí enorme, en el que conforme cada canción derramaba una que otra lagrima pues recordaba como era todo antes de la pandemia.

Lo necesitaba, salir del encierro a pesar de la tensa situación sanitaria

Y fue así que poco a poco el estrés, los problemas y otras cosillas que traigo se fueron opacando rolita tras rolita. Algunos temas fueron; “La campanera”, “Los caminos de la vida” y “La San Marqueña” ayudaron a calentar las gargantas del público y Downs replicó con una canción inédita: “Aprendiendo a volar”.

Durante cada canción y entre los cambios de vestuario, Downs se apoyó de acróbatas e intérpretes de arte circense del colectivo Circo Demente para mantener al público entretenido. Esa parte no me gusto mucho pero entiendo que se necesitaba poner algo para el cambio de vestuario.

Yo quiero agradecerles con todo el corazón. Todos aquí nos sentimos muy bendecidos por poder estar aquí ante un público tan grande en estos tiempos. Yo les agradezco, los quiero mucho, declaró Lila Downs

Otros temas populares de la cantautora oaxaqueña como “Envidia” y “Cucurrucucú Paloma” también formaron parte del setlist de esta presentación, además de “Tócame”, canción que también compartía nombre con el concierto. Sin embargo, uno de los momentos más memorables de la noche musical fue el dueto entre Lila Downs y Marisol Hernández, “La Marisoul”, vocalista de Santa Cecilia, con quien interpretó “En el último trago”.

Para finalizar la noche, Lila Downs presentó a toda su banda, así como al resto de bailarines, acróbatas y músicos que contribuyeron durante la noche, pero no sin complacer los deseos de sus fans con canciones como “Cumbia del mole”, “Cariñito”, “Mezcalito” y “Zapata se queda”.

Así salimos bastante contentos, con un poco de esperanza y ganas de seguir viviendo. Recordando que somos muy afortunados de seguir con vida y tener una oportunidad de ser mejores personas.