EE.UU. trabaja en crear súper soldados que pueden regenerar sus heridas como Wolverine

El Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea de Estados Unidos se encuentra realizando una investigación, en conjunto con la Universidad de Míchigan, con la que buscan crear una tecnología de reprogramación celular que les permita a los soldados sanar sus heridas 5 veces más rápido de lo que el cuerpo humano lo hace.

Si todo esto se te hace familiar, es porque esta investigación pretende emular los poderes mutantes de Wolverine, el más veterano y salvaje de los X-Men. Tanto en los cómics y las películas, Wolverine es capaz de regenerar su piel y órganos a una velocidad sorprendente, lo cual le permite durar más tiempo en batalla. Indika Rajapakse

La Fuerza Aérea dijo en su blog que la investigación está enfocada en proteger la vida de las Fuerzas Aéreas y Espaciales estadounidense.

El Dra. Indika Rajapakse, profesor asociado de Medicina Computacional y Bioinformática y de Matemáticas en la Universidad de Michigan, es la creador de este proyecto que busca conocer nuevas formas de reprogramar las propias células de una persona para curar heridas más rápido. Para este fin, el Programa de Instrumentación de Investigación de la Universidad de Defensa le proporcionó un microscopio de imágenes de células vivas. El microscopio también ayuda a recopilar datos para un algoritmo que puede identificar matemáticamente cuándo es mejor intervenir en el ciclo de una célula para curar heridas.

La reprogramación celular es una técnica con la cual se modifica el genoma de una célula para que se expresen diferente. Por ejemplo, se puede reprogramar el genoma de una célula de la piel para que se convierta en una neurona o una célula muscular o sanguínea, etcétera. Los factores de transcripción “activan y desactivan” varios genes dentro de las células para regular actividades como la división y el crecimiento celular y la migración y organización celular.

Con la aplicación de los factores de transcripción adecuados, Rajapakse descubrió que las heridas se curaban más de cinco veces más rápido que permitir que las heridas se curarán por sí solas. El siguiente paso es averiguar cuál es la mejor manera de aplicarlos.

“Hay oportunidades increíbles en los Estados Unidos, que no se ven en el resto del mundo, para humanizar la ciencia y satisfacer las necesidades críticas de la medicina”, dijo Rajapakse. “Tenemos los recursos para hacer esto y es nuestra obligación aprovecharlos al máximo. Gracias a la ayuda de la Fuerza Aérea, pude adquirir las herramientas que necesito para avanzar en mi investigación sobre la reprogramación celular y la curación de heridas”.

La tecnología prevista actuaría como un vendaje “en aerosol”, aplicando factores de transcripción directamente a las heridas. Este método convertiría las células musculares profundas expuestas en células superficiales de la piel, lo que significa una mayor probabilidad de curación exitosa que los métodos actuales de injerto de piel.

Aunque todo suena a pan comido, identificar qué factores de transcripción realizan los cambios necesarios para crear el tipo correcto de célula requiere un largo proceso de prueba y error; así que es muy probable que aún queden un par de años por delante antes de ver los resultados de este estudio.