Demon Slayer, el gran éxito de taquilla que nadie esperaba.

En Japón nadie esperaba que la película de Haruo Sotozaki Demon Slayer — Kimetsu no Yaiba — The Movie: Mugen Train salvara al negocio del cine. La película de anime que cuenta la historia de un grupo de cazadores en una misión arriesgada ha asombrado a todos.

La película de Haruo Sotozaki había logrado el año pasado, lo que parecía imposible. En medio de la pandemia, y en un Japón aterrorizado por la posibilidad del contagio, se convirtió en el primer estreno en cines en ser rentable. Pero poco después fue evidente que no se trataba solo del volumen de las ganancias, sino de su crecimiento sostenido en el tiempo. Y aunque el gobierno del país no exigió confinamientos obligatorios, sí requirió de un “comportamiento ejemplar” de sus ciudadanos. La petición se tradujo en un cierre voluntario del ocio, restaurantes y por supuesto, cines. 

De hecho, no se trata de un argumento diseñado para que el público que no está familiarizado con la historia pueda comprenderla sin problemas. En realidad, las líneas narrativas están tan directamente unidas al material original, que cualquier espectador requiere de ciertos conocimientos para entender qué ocurre.

Con todo, la película logra emocionar y sobre todo, conquistar el público de los países en los que ahora se ha estrenado. La gran sorpresa radica, además, en la forma en el relato logra sorprender y emocionar. Incluso si el público no tiene muy claro el núcleo de la acción.

La inevitable adaptación en anime producida por el estudio Ufotable fue estrenada el 6 de abril de 2019 con un considerable éxito. La serie finalizó el 28 de septiembre del mismo año con buenas críticas sobre su adaptación.

El argumento está ambientado en el Japón de la era Taisho (1912–1926) y relata la historia del adolescente Tanjiro Kamado.Este hijo mayor de una familia humilde descubre un día que todos sus parientes fueron asesinados por un oni, o demonio, que se alimenta de humanos. 

La única sobreviviente a la masacre es su hermana Nezuko, convertida en demonio durante la tragedia. No obstante, Nezuko protege a su hermano incluso desde su nueva condición. 

Pero más allá de lo visual, el verdadero éxito de la serie son sus personajes. Tanjiro, un sobreviviente en busca de reivindicar el bien y el mal en su interior, se ha convertido en un símbolo japonés. Especialmente cuando el país comienza a recuperarse de los estragos de la pandemia y busca unir esfuerzos para la recuperación económica. 

Además, el éxito de la película se ha convertido en sí mismo en una metáfora. Que una película animada con un tema tradicional japonés sea mucho más popular que una producción extranjera es significativo. Y buena parte de los japoneses están convencidos que la película es un tributo a los sobrevivientes de la pandemia. Al final, se trata de una celebración a la tradicional paciencia y esfuerzo japonés por la supervivencia

La película Damon Slayer ha recaudado hasta abril del 2021 más de 417 millones de dólares en todo el mundo. El récord le permitió convertirse en el primer largometraje japonés en alcanzar los 400 millones de dólares. En Estados Unidos su éxito también fue inesperado. Logró el primer lugar de taquilla sobre Mortal Kombat y lo mantuvo por una segunda semana.