LOS DARK KITCHEN: “RESTAURANTES FANTASMA”, EL NUEVO CONCEPTO EN LA INDUSTRIA DE COMIDAS

Se trata de un nuevo concepto, ligado a las empresas de última milla en el reparto de comida a domicilio.  Sus orígenes se dieron en Reino Unido y Singapur, su impacto se ha extendido a diversas geografías del mundo y poco a poco llega a México.

Los “dark kitchen” también denominados “restaurantes fantasma“, son modelos de negocios en donde desaparecen los locales, desaparecen los meseros, las mesas y las sillas para dar paso a una extensa red de cocinas las cuales son alquiladas. Estas únicamente elaboran comida para enviar a domicilio a través de las plataformas de delivering.

Esta plataforma une dos conceptos innovadores en la industria de la restauración, el  coworking y la cocina ciega (restaurantes que son únicamente cocina). 

Un nuevo modelo de negocio

Por una parte, estos negocios se prestan a alguna de las marcas con las que trabaja, de forma que estas puedan ampliar radio y productos, al contar con un nuevo espacio de cocina separado de la tienda original. Por otra, también aglutina marcas virtuales, un nuevo concepto de cocina según el cual no es necesario contar con un restaurante físico.

¿Y los colaboradores?

También la opinión de los verdaderos protagonistas, los partners, se muestra positiva; “supone una forma de testar nuevos productos y modelos de menú sin tener que arriesgarse con la inversión que supondría abrir un nuevo restaurante, llegar a más cocinas desde una misma base, jugando con nuevos productos y llegando a nuevos proveedores ”.

Optimizando puedes crear muchas marcas y restaurantes, verticalizando y adaptando la comida, ya sea al momento del día o de la semana, a las nuevas modas.

Al otro lado de la ecuación, pequeños restaurantes indican que con un local de 7 mesas el reparto a domicilio era indispensable y con este concepto se puede jugar con los ingredientes.

Toda esta expansión y modelos nuevos de negocio han traído una evolución en la forma de alimentarnos. La comida a domicilio se ha convertido en una tendencia al alza, que  ya no se asocia con unas cuantas cajas de pizzas en un piso de estudiantes. Los pedidos de comida tradicional se disparan entre los jóvenes, mientras los más reticentes comienzan a cambiar el tupper de la oficina por un plato de comida  sana que llegue directamente a la mesa del despacho.

¿Ustedes ya tienen su restaurante fantasma favorito?