El sistema le falla a las personas no blancas

No solo es EEUU, nosotros en México tenemos este conflicto dormido y sin resolver que a veces despierta de su letargo, por eso el racismo en México volvió a ser centro de polémica y discusión en los últimos días.

La chispa que lo encendió fue el homicidio del afroestadounidense George Floyd bajo custodia de la policía de Minneapolis el pasado 25 de mayo. Los mexicanos usaron las redes para condenar lo ocurrido, pero muchos reprocharon que no hace falta precisamente mirar hacia el vecino del norte para ver muestras de racismo alrededor.

Y más teniendo en cuenta que en, el propio México, más de la mitad de la población reconoce que se le insulta por el color de su piel, según el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación.

#MéxicoRacista

Una de las conversaciones más acaloradas en redes sobre este tema fue la iniciada por el actor mexicano Tenoch Huerta, quien preguntó en Twitter cuándo dejaría de ser tabú hablar del racismo en su país.

Y aunque expertos afirman que el debate sobre el racismo se abrió en México en los últimos años, aún tiende a ser una cuestión que queda invisibilizada por la resistencia de parte de la población a aceptarlo.

La gente te dice que no, que no es racista. Por otro lado, alguien que acepta que es objeto de racismo, está aceptando que tiene cara de indio. Y eso tampoco lo quiere. Así que hay racismo por los dos lados. Al final, la familia te dice que busques una mujer blanca… para mejorar la raza.

«Blanqueamiento y mejoramiento»

Querer ser más claro, más europeo, más bonito según esa idea de belleza estética implícita… en una sociedad, paradójicamente, eminentemente mestiza como la mexicana, solo muestra el problema que tenemos.

  • 64,6% de personas en México se considera de piel morena.
  • 54,8% afirma que se les insulta por el color de piel.
  • 15% cree que sus derechos son violentados por el color de piel.

Ese «racismo de asimilación» es un proceso de «blanqueamiento y mejoramiento» que está claramente marcado, como en toda América Latina, por la posición de poder y privilegios de portugueses y españoles durante la colonia.

Aunque en el caso de México, su independencia en el siglo XIX no hizo otra cosa que intensificar la importancia de las razas «más aptas y superiores». Desde entonces se le da mucho más valor al color de piel que durante la propia colonia, en la que era más importante la pureza de sangre, una idea muy del Siglo de Oro. Pero, tras la independencia, se quiso mostrar aún más una ascendencia familiar europea.

¿Pero hay algo que diferencie al racismo mexicano del que existe actualmente en el resto de América Latina?

En este punto, creo que tiene que ver con esa dificultad para aceptarse como es uno, de negar y verse de otra manera. Ese es un rasgo muy propio del racismo mexicano. Es como cuando dicen «no estoy tan morenito»

La tendencia de la gente es de identificarse siempre con un color de piel más claro del que realmente tiene, como cuando en las encuestas nacionales sobre discriminación se pide a las personas que escojan la suya entre once tipos de tonalidades, desde una de color chocolate a otra rosácea.

Resultados ENADIS 2017
En la Encuesta Nacional sobre Discriminación de 2017 en México, el 59,2% se identificó con una tonalidad de intermedia y un 29,4% dijo tener un tono de piel más claro.

No parece extrañar si se tiene en cuenta que, siglos después de su independencia, la relación directa entre color de piel y bienestar en México continúa siendo un hecho.

Todas las encuestas apuntan a que conforme más clara es la tonalidad de las personas, mayor es la escolaridad, riqueza, ingresos y oportunidades laborales.

De microrracismos a macrorracismos

Frases como «vas a mejorar la raza» (que se puede escuchar cuando hay un casamiento con alguien de piel más clara) o la pregunta de «¿y cómo salió?» sobre un recién nacido dan cuenta de ello.

«Es como si estuvieran esperando a ver si sale el gen de Hernán Cortés con el bebé. A ver si toca la suerte de que tu hijo está ‘güerito’ (de piel blanca) porque entienden que eso es mejorar». Pese a lo generalizado de estas frases,

Tenemos una minoría de blancos, hay que aceptarlo. Pero, ellos manejan una gran parte del poder económico y político del país. Por ello que impongan clichés, estereotipos y valores sobre una mayoría, que la asume debido a una condición económica y social que no le permite acceder a una serie de cosas.

El mismo Banksy que destaca por sus impresionantes pinturas, las cuales siempre expresan un profundo mensaje relativo —principalmente— a problemas sociales. Lo sabe.

El caso de abuso policial contra George Floyd en Estados Unidos —naturalmente— no podía pasar desapercibido para este reconocido y misterioso artista.Bansky se une al #BlackLivesMatter

Con una poderosa pintura compartida en sus redes socialesBanksy expresó su postura sobre el racismo en Estados Unidos, reflejado en los múltiples casos de abuso policial que la gente afroamerica  enfrenta, tal como sucedió con George Floyd.

Una bandera de ese país, una vela y un retrato bastante significativo, conforman la obra del artista."El sistema le falla a las personas de color": Banksy se une al #BlackLivesMatter con pintura en honor a George Floyd

Pero esta vez Banksy no se limitó a expresar sus sentimientos por medio de su impresionante arte gráfico, en esta ocasión acompaño la obra con un mensaje firme donde deja ver que el racismo no es un problema que la gente de color deba enfrentar solasino un problema que todos debemos asumir como propio.

Banksy escribió: 

“Al principio pensé que debía callarme sobre este asunto. ¿Pero por qué debo hacer eso? No es su problema. Es mio”para después explicar con un peculiar ejemplo  a qué se refiere con que el problema del racismo es, de hecho, un tema que debe ser solucionado por la gente blanca.

El sistema le falla a las personas de color. Como una tubería rota que inunda el departamento de las personas que viven abajo. Este sistema defectuoso está haciendo que su vida sea una miseria, pero no es su trabajo arreglarlo. No pueden, nadie los dejará entrar al departamento de arriba. Este es un problema de la gente blanca. Y si la gente blanca no lo arregla, alguien tendrá que subir y patear la puerta”, expresó para culminar su mensaje.

Como siempre, la obra de Banksy cuenta con miles de reacciones en redes, pero ojalá que su impacto no se quede en dichas métricas, ojalá logre reflejare también en un cambio radical en el pensamiento de quienes ven el problema del racismo como algo ajeno, porque no lo es.